Para algunos puede sonar repetitivo, pero cada año nos referimos en esta columna a un evento que viene ganando en presencia y sobre todo en incidencia en el ámbito del magisterio.

 

Y a quién le importa el magisterio? Tal vez a algunos despistados les podría parecer que a ellos mismos, es decir a los maestros, o tal vez a las autoridades educativas, y hasta a los chicos que transitoriamente deambulan por las aulas escolares, de los colegios y hasta de las universidades.

 

Pero la verdad es que el magisterio le importa o debe importarle a todo el mundo.  De cómo se desempeñen los maestros, de cómo cumplan sus labores cuotidianas, de cómo se entreguen en cada clase a sus alumnos, depende y en mucho el futuro del país y del mundo.

 

Y es que, no es de sus aulas de donde sale el conocimiento? No son sus palabras las que incitan a soñar, a crear, a hacer mejor las cosas? Por supuesto que en el otro ángulo vamos a encontrar a los malos maestros, a quienes no tienen vocación, a quienes se mueven solo por la consecución de un salario. Pero los verdaderos maestros son dignos de reconocimiento, de estímulo, de valoración. Por ello es que la Fundación Fidal, desde hace cuatro años, entrega anualmente los premios de Excelencia a los mejores maestros del Ecuador, por eso es que la ceremonia crece, la expectativa también, y la ilusión de los maestros por sentirse el centro de la atención, por saber que su labor es reconocida, se patentiza en cada uno de estos actos en los que hemos entregado no solamente las becas, los viajes, las pasantías, sino también un símbolo, a través de una estatuilla en cobre, denominada el NOUS, es decir el conocimiento.

 

Este reconocimiento es apenas un eslabón del trabajo que viene realizándose, tendiente a relievar la tarea que cumplen miles, centenas de miles de maestros, en condiciones no siempre favorables, pero que dicen del material del que están hechos, no todos, por supuesto, pero sí muchos.

 

El próximo 25 de Octubre, en gala a celebrarse en la Casa de la Música, se llevará a cabo la cuarta premiación a la Excelencia Educativa, estarán allí maestros de todas las regiones del país, para conocer quienes son los galardonados, quienes son los que se constituyen en ejemplo para sus colegas, por su creatividad, por su tesón, por su trabajo.

 

A nosotros si nos importan los maestros, si nos importa su trabajo y por ello estaremos el 25, para estrechar sus manos y darles el espaldarazo que merecen.

 

 

ROSALÍA ARTEAGA SERRANO.

Y A QUIÉN LE IMPORTA EL MAGISTERIO?

La Hora

20 de octubre de 2011