Y AHORA POR QUIMESTRES....

El Tiempo

23 de agosto de 2012

 

El nuevo reglamento a la ley orgánica de educación intercultural bilingüe ecuatoriana puesto en vigencia, genera otra vez una oleada de dudas respecto de algunos temas que en el se enfocan y tratan.

 

Uno de los que indudablemente ha atraído más quejas y preocupaciones no solo por parte de los maestros, sino también de los estudiantes y de los padres de familia, es la nueva organización del año lectivo en quimestres, a diferencia del tradicional que establecía una división del año en trimestres, que ya tiene una organicidad propia, que enfrenta a los alumnos a los consabidos exámenes trimestrales, pero también a vacaciones previamente programadas y que estimula procesos evaluatorios que estaban previstos y de alguna manera consensuados entre los actores educativos.

 

El tema de los quimestres genera dudas respecto a los períodos vacacionales usuales como por ejemplo la coincidencia entre la rendición de exámenes en la sierra, del primer trimestre y las vacaciones por navidad y fin de año. Cómo quedarán con la nueva división?

 

Pero al margen de la bondad o no de la nueva división de los períodos de estudio, lo que se ve es un reiterado afán por hacer las cosas de manera impositiva, como lo que se hizo con el bachillerato general unificado, sin consultar a los interesados, sin lograr consensos, que es lo recomendable, y por otro lado el mantener a la clase dirigente del magisterio, a los sectores sociales, a los medios de comunicación, enfrascados en interminables discusiones, para que se opaquen temas candentes como el de lo que ocurre con los escándalos electorales, la preocupación porque las divisas que llegan del extranjero deban pasar primero por el Banco Central, entre otras cosas.

 

Se sigue recurriendo a la vieja práctica del pan y circo como en el imperio romano.

 

ROSALÍA ARTEAGA SERRANO.