ROSALÍA ARTEAGA SERRANO

 

Cuando alguien acertaba de manera contundente en algo, era común escuchar a los jóvenes de antaño decir que se había anotado un porotazo, es decir que se hizo algo bien hecho.

 

Y esta expresión vino a mi mente con la reciente noticia del prepago realizado por el gobierno ecuatoriano a China, por la cifra de 266 millones de dólares, lo que constituye un pago anticipado, que le permite liberar algo del petróleo, ya que la línea de crédito estaba atada a la venta anticipada de petróleo.

 

Además del alivio al peso de la deuda que significa, aunque sea en un tramo pequeño, creo que esto emite una buena señal tanto para el sector financiero nacional como internacional, indica a los acreedores que el gobierno del Ecuador tiene intenciones de pagar sus deudas y que además lo hace de una manera inteligente, aprovechando la baja de la moneda nacional China.

 

El precio del petróleo ha mejorado en los últimos meses, por lo que ingresan más recursos a las arcas fiscales, y si bien no se ha comunicado de dónde ha salido el dinero para el pago al Banco de Desarrollo de China, podría presumirse que tal vez son estos recursos extras los que se destinaron a financiar esta operación que genera expectativas positivas respecto de la responsabilidad con la que se manejará el tema de la deuda externa, que necesita urgentemente ser renegociada para buscar tasas de interés más adecuadas, así como plazos más largos.

 

La situación económica que nos dejó el correato, exige que las autoridades económicas sean muy cautelosas a la hora de definir cómo actuar, pero resulta alentador el que se haya hecho el mencionado prepago por lo que el riesgo país tiende a bajar y esperemos también que los mercados financieros reaccionen de manera muy positiva.

 

También es importante el que los ministros de Finanzas y de Petróleos actúen de manera coordinada, para que exista una política coherente que anuncie tiempos mejores para el país.

UN "POROTAZO"