ESCLAVOS MODERNOS

El Tiempo

13 de octubre de 2015

 

Así, como "esclavos modernos" se califican médicos cubanos que desertan de las "misiones" venezolanas y pasan irregularmente a Colombia, en búsqueda de un visado para poder entrar a los Estados Unidos.

Desde hace algunos años, uno de los rubros de exportación que más rédito le ha dado al gobierno de los Castro, ha sido el de exportar profesionales, sobre todo de la salud: médicos, enfermeros, odontólogos, a los diferentes países en los que ejercen influencia, sobre todo los del Alba, como Venezuela, Bolivia, Ecuador, a cambio de recursos como el petróleo, de dinero que engrosa las arcas fiscales y que en muy poco beneficia a los mencionados profesionales.

El gobierno cubano recibe el dinero, los profesionales cubanos pasan a esa categoría en la que algunos de ellos mismos se han clasificado, como modernos esclavos, que, sobre todo en la empobrecida Venezuela, viven en condiciones difíciles, se sienten utilizados y esquilmados, por un estado, el suyo propio, que no mira por su calidad de vida sino está por detrás de los recursos que generan.

Aquellos que logran escapar, cruzando la frontera, desertando de la situación en la que viven, son automáticamente borrados de los registros profesionales, pierden su título, y se quedan a merced de lo que las autoridades colombianas y americanas decidan respecto de su ambición de emigrar a lo que consideran es su aspiración máxima, hacia los Estados Unidos de Norte América, en la búsqueda del sueño americano.

La falencia de regímenes como el cubano y el venezolano, están a la luz del día, no vemos a norteamericanos fugándose e intentando entrar en Cuba o Venezuela, todo lo contrario. No sabemos cómo la miopía de algunos hace aparecer como deseable un estado de organización social y política que ya ha demostrado su fracaso rotundo y que nos lleva a pensar que debemos buscar otros modelos, otros esquemas que sí apunten a la satisfacción de las necesidades, a la concresión de los sueños, a la búsqueda de un futuro mejor.

En el caso ecuatoriano, vemos que, pese a los ajustes económicos que se anuncian por la disminución de recursos que ingresan al estado, se sigue importando y contratando personal cubano, con la consiguiente erogación de divisas que ello implica.

 

 

ROSALÍA ARTEAGA SERRANO.