La Municipalidad de Quito, empeñada en una pronta entrada en servicio del nuevo aeropuerto de la ciudad, ha convocado, a través del internet, a un concurso para encontrar el nombre a este nuevo aeropuerto, y para ello pone a consideración de la ciudadanía, algunas opciones entre las cuales debe pronunciarse, para nominar al nuevo aeropuerto, que reemplazará al actual.

 
El nombre del aeropuerto de Quito es el de Mariscal Sucre, pero esta denominación ni siquiera ha sido tomada en cuenta para el mencionado concurso, en el que se pone a consideración de la ciudadanía los de Manuela Sáenz, Carlos de Montufar, Mitad del Mundo y Eugenio Espejo, nombres todos válidos por supuesto, pero que incurren en el olvido de una de las figuras más extraordinarias de la independencia Americana, la del mariscal de Ayacucho, Antonio José de Sucre.
 
Sucre fue asesinado en las selvas de Berruecos, en crimen que todavía no se ha esclarecido. Cuando se optó en el Ecuador por la dolarización, se habló de la segunda muerte de Sucre, ya que se eliminaron tanto la denominación como la moneda ecuatoriana que llevaba su nombre. Tendremos que hablar ahora de la tercera muerte de Sucre, cuando desaparezca el actual aeropuerto y con ello su denominación?.
 
Lo lógico habría sido, a mi manera de entender, que se mantenga el nombre del gran mariscal en el nuevo aeropuerto, se está cambiando de ubicación por el avance de los tiempos, las necesidades que implica el desarrollo, pero no necesariamente habría que pensarse en un cambio de nombre, parecería que se quiere sumergir en el olvido el nombre, la vida y la trayectoria del extraordinario personaje.

 

ROSALÍA ARTEAGA SERRANO.

 

 

 

LA TERCERA MUERTE DE SUCRE

La Hora

20 de marzo de 2012