La Constitución que nos rige, aprobada en Montecristi, trajo varias novedades, entre las que vale la pena destacar, la capacidad otorgada a los jóvenes entre 16 y 18 años de participar en las elecciones nacionales y seccionales en calidad de votantes. Recordemos que hasta esa Constitución, solamente a partir de los 18 años se podía ejercer el derecho al sufragio, además de manera obligatoria .El voto para los comprendidos entre los 16 y 18 años es optativo.

 

Leemos ahora en las noticias internacionales que también Argentina, a través de una decisión de la Cámara de Diputados, sancionada por la del Senado, acaba de aprobar una medida similar, posibilitando el voto de los adolescentes.

 

Si miramos desde la óptica de la concesión de un derecho a un grupo etéreo muy importante en nuestros jóvenes países, podríamos pensar que es una medida acertada, sobre todo si se trabaja en una capacitación objetiva, dejando de lado el sesgo político y se deja realmente a los jóvenes expresar sus opiniones y finalmente tomar una decisión que puede ser importantísima para el devenir de las colectividades, de los países.

 

Los porcentajes de jóvenes son altos, los países latinoamericanos tienen todavía un importante segmento de la población comprendido en esas edades.Por otro lado, si se toman este tipo de medidas como una manera de beneficiarse del voto de los más jóvenes o se pretende manipular las votaciones, la situación sería realmente lamentable, porque podría verse un claro interés utilitario de parte de quienes hacen o modifican las leyes sobre los nuevos votantes.

 

Solo el tiempo dirá si esta medida es acertada. Lo que cabe a los grupos y organizaciones responsables, es apoyar en capacitación, aceptar esto como un reto en el que los jóvenes deben ser los favorecidos y no oscuros intereses electoreros.La decisión que ahora se toma en Argentina y que fue precedida por la ecuatoriana, probablemente marcará un importante cambio en los procesos electorales. Seguramente los candidatos, los partidos y movimientos políticos tendrán que prestar más atención a los intereses y a las necesidades de los nuevos votantes.

 

 

ROSALÍA ARTEAGA SERRANO.

TAMBIÉN VOTAN A LOS 16

La Hora

6 de noviembre de 2012