REFLEXIONES A BOCA DE URNA

La Hora

19 de febrero de 2013

 

Los procesos electorales dejan lecciones: El actual ratifica el respaldo popular al  presidente de la república, ubica  al movimiento CREO y a su líder como la segunda fuerza política, desplaza al expresidente Gutiérrez a un lejano tercer puesto y prácticamente anula a antiguas fuerzas como al PRE y al Prian.

 

Esta es una lectura rápida, como quien dice a boca de urna, de lo que se desprende en las elecciones del 17 de febrero.

 

Hay un tono triunfalista pero al mismo tiempo conciliador en las primeras palabras del candidato ganador, y se siente firmeza en el candidato Lazo, anunciando la estructuración de una oposición que la sentimos indispensable, si queremos preservar y consolidar la democracia en nuestro país.

 

Se llama a la madurez política por parte de la izquierda, se vislumbran nuevos liderazgos, basados en votaciones minoritarias pero significativas.

 

En fin, hay quienes ponen sus miras ya en las elecciones que vendrán luego de cuatro años, y hasta en las que el próximo año servirán para renovar a los líderes seccionales, municipales y provinciales.

 

Lo deseable será el que haya capacidad de diálogo, dentro de la Asamblea, pero también entre quienes ganan y quienes han participado, lo exige el desarrollo de un Ecuador, que si bien exhibe algunas realizaciones como carreteras y construcción de edificios e infraestructura, todavía tiene un gran debe en temas como seguridad ciudadana, salud, educación, que van más allá de la construcción de aulas y hospitales, que pasa por la capacitación, por la racionalización de los recursos tanto materiales como humanos.

 

Tenemos presidente, debe serlo de todos los ecuatorianos, no de un partido, no de un grupo que lo rodea, no se debe gobernar desde la visceralidad, sino desde la conciliación y la búsqueda de soluciones sustentables.

 

 

 

ROSALÍA ARTEAGA SERRANO.