PORQUÉ YACHAY SÍ

El Tiempo

Febrero de 2016

 

A muchos podrá sorprender el título y el tenor de este artículo, porque conocen que he cuestionado una serie de actuaciones del régimen y he tenido observaciones a la forma en la que se conduce la educación en el país; pero debo decir, después de visitar en un par de oportunidades Yachay, así como de haber recorrido también otras ciudades del conocimiento en diversos países, que creo importante rescatar este proyecto por considerar que si queremos salir del subdesarrollo, si queremos avanzar en propuestas adecuadas para crear las condiciones de avance en la producción de ciencia y tecnología y dejar la tradicional y casi atávica dependencia de la exclusiva exportación de materias primas, debemos trabajar en la formación científica, tecnológica, de innovación, de nuestros jóvenes.

 

Por ello, de todos los créditos que el gobierno actual viene realizando y una errática política económica, rescato el obtenido para continuar con las inversiones en Yachay, ya que si no se inyectan recursos económicos, esta laudable iniciativa se quedará como un elefante blanco más, sin visos de cumplir con los objetivos trazados.

 

Recuerdo siempre las críticas que se le hicieron a Rahiv Gandhi, cuando en su corto gobierno, impulsó de manera incisiva y total, la creación de Institutos Tecnológicos de altísimo nivel, la crítica iba por la inversión de cuantiosos recursos, mientras la gente moría de hambre en las calles de Calcuta o de Mumbai; sin embargo, cuando vemos en retrospectiva, encontramos que buena parte del desarrollo científico y tecnológico actual de la India, surgió en esas instituciones, por lo que la inversión estuvo más allá de justificada.

 

He creído siempre que el Ecuador, sus habitantes, debemos aglutinarnos en torno a grandes proyectos, a iniciativas que rebasen lo político y que vayan más allá, a encontrar soluciones de largo aliento a nuestros problemas nacionales. Si sabemos que uno de ellos es la escasa formación del tipo mencionado entre los jóvenes y los profesionales ecuatorianos, pues bueno, al margen del gobierno de turno, deberían mantenerse unas políticas de estado que vayan encaminadas a solucionar estos temas y a darle perspectiva y futuro al país.

 

Claro está, esto no quiere decir que, mientras se invierten importantes recursos en Yachay, se amenace por otro lado con quitar fondos, recursos y aportes a otras importantes universidades y que prestan un indudable servicio a la nación, como son la FLACSO y la Universidad Andina Simón Bolívar.