¿POR QUÉ CONCURSAR?

El Tiempo

21 de octubre de 2013

Hay personas valiosas, que, sin embargo de ejercer una profesión o desempeñarse en alguna actividad,  tienen reparos a la hora de exponer públicamente sus consecuciones, o de presentarse ante concursos, anticipando que no van a ganar o que no saben cómo serán percibidos sus esfuerzos.

 

Después de cinco ediciones del concurso de Excelencia Educativa que lleva adelante la Fundación FIDAL, resulta evidente la confiabilidad que tiene nuestra fundación, tanta, que por primera vez el concurso se ha abierto a toda América Latina.

 

También es cierto, que los miembros de los jurados, tanto nacionales como internacionales, son responsables de esa confianza que se desprende de sus fallos absolutamente objetivos, lo que avala de por sí un concurso de esta naturaleza.

 

Por esto, es importante reiterar en la necesidad de concursar, de participar, de demostrarle a la sociedad el que los maestros ecuatorianos son buenos, que hay muchos ejemplos que pueden mencionarse y son múltiples los campos en los que esa calidad se pone de manifiesto.

 

De igual manera, concursar es ponerse uno mismo a prueba, asumir los retos, demostrar que se es emprendedor, que se ama la profesión que se ejerce, que se quiere ir voluntariamente a procesos de evaluación y validación rigurosos, es demostrar valentía, dosis de autoestima y también hay un componente altruista de gran valor, esto es, poner a disposición de la comunidad sus aportes en los diversos ámbitos de la enseñanza.

 

Por todo ello, es recomendable participar, concursar, demostrarse a sí mismos y a los demás la valía de lo que se hace cuotidianamente en las aulas, a veces con todas las limitaciones, pero sobre todo sabiéndose que en ello se pone el alma, el corazón, el espíritu, la decisión, y que el pago o retribución que se recibe, es sobre todo el ver a niños y a jóvenes, aprovechar las enseñanzas y ponerlas en práctica.

 

Desde esta columna animamos a los maestros ecuatorianos, a presentarse al VI Concurso Nacional de Excelencia Educativa y al I Internacional, los estímulos de viajes, estudios, libros, son importantes, pero lo fundamental es esa retribución espiritual, que se simboliza con la entrega de la estatuilla de cobre, la estatuilla Nous.

 

Recordemos que la fecha límite para el envío, es el 10 de diciembre de 2013 y las bases de datos están en la página web www.fidal-amlat.org , serán bienvenidos los trabajos individuales y los en grupo, de los sectores privados, públicos, municipales, fisomisionales, así como de las áreas rural y urbana.

 

Animo! El concurso vale la pena, la experiencia de participar es única y responde a las exigencias de la moderna pedagogía.

 

 

 

ROSALÍA ARTEAGA SERRANO.