LA GUERRA CONTRA LA POLIO

La Hora

13 de agosto de 2015

 

En 1985, los rotarios del mundo decidieron emprender en una campaña para erradicar una enfermedad que había venido haciendo terribles estragos entre la niñez mundial, para ello empezaron comprometiendo el trabajo de cada uno de los miembros de los clubes rotarios en el mundo y también unirse a los esfuerzos que los gobiernos y las autoridades de salud a nivel planetario, como la Organización Mundial de la Salud y también la Organizació Panamericana de la Salud, hacían para vacunar a todos los niños y así evitar la propagación de esta dolencia.

Para erradicar una enfermedad, se necesita no solo la existencia de brigadas de vacunación, que si son muy importantes, pero también el preocuparse por la fabricación de la vacuna, el transporte de la misma, manteniendo la cadena de frío, así como también campañas de educación sobre el uso de las vacunas, rompiendo muchas veces los esquemas mentales y hasta las tradiciones que se oponen a su uso y el uso de técnicas de estadística para saber en qué situación nos encontramos.

Uno de los países en donde esa lucha había sido infructuosa es Nigeria, país africano que se había mantenido como uno de los pocos en el mundo que exhibía cada año, datos estadísticos trágicos por muertes y por discapacidades generadas por esta enfermedad.

Por ello, una noticia que nos ha alegrado sobre manera, fue dada el 24 de julio, fecha tope para saber si se había identificado un caso en los últimos años, y así fue, el 24 de julio de 2015, aparece ya como una fecha simbólica, puesto que se determinó que en un tiempo prudencial no se habían detectado nuevos casos de la enfermedad que antes asolaba la región.

El trabajo de voluntarismo de los rotarios debe reconocerse, ha sido su tesón y su empeño el que están logrando cifras muy bajas en algunos países y en otros ya ni se menciona porque sabemos que los niños han sido vacunados y por lo tanto se quedan al margen de esa enfermedad.

La demostración palpable de un buen entendimiento entre lo público y lo privado, es este programa de Rotary y de los gobiernos del mundo.

 

ROSALÍA ARTEAGA SERRANO.