PELIGROSÍSIMO

El Tiempo

Mayo de 2016

 

En estos días, varios expertos se han referido en duros términos a la decisión del gobierno de forzar la implementación del denominado dinero electrónico, demostrándonos los riesgos que ello entraña.

 

Desde cuando se anunció que tal medida iba a tomarse, hace ya más de un año, me inquietó la noticia y expresé esas inquietudes, tremendas, en una economía dolarizada como la nuestra, dolarización que ha demostrado ser el único escudo que nos protege y que impide que nuestra economía se arrastre por los suelos, como ocurre con la economía y la situación social de Venezuela.

 

La creación de una moneda electrónica, depositada en nuestros celulares, además controlada por el Banco Central, que ha demostrado no ser nada cuidadoso en el celo con el que deben guardarse las reservas del país, y ha actuado con total sumisión a las demandas del ejecutivo, aparece como algo peligroso, más que ello, peligrosísimo, porque es el camino para la desdolarización, con la creación de una moneda paralela que rápidamente será devaluada y que tampoco cuenta con las garantías del respaldo en efectivo, es decir en los verdes dólares, para poder circular y generar tranquilidad en los usuarios.

 

Ahora, como una especie de zanahoria colocada en frente de las narices del caballo o del burro, se anuncia que habrá descuentos en el pago del iva para quienes usen dinero electrónico, también se anuncian descuentos para los usuarios de tarjetas de crédito, eso sí para que ello se dé, se dice que de manera automática, se deben abrir cuentas en el Banco Central, requisito indispensable, sin el cual el mecanismo no opera.

 

Se distorciona así la función del Banco Central, se quiere tentar sobre todo a los grandes consumidores, para precipitar el uso generalizado de ese tipo de dinero y para presionar a la desdolarización, con lo que la caída por el barranco de la hiper inflación y de todas las consecuencias que a ello vienen aparejadas, serán estrepitosas.

 

Hay quienes sostienen que nuestra situación puede ser aún peor que la venezolana, porque al menos la economía de este sufrido hermano país, puede dolarizar su economía cuando este gobierno terrible que se encuentra en el poder sea reemplazado; en el caso del Ecuador ya no tendríamos ni siquiera ese recurso y el camino de vuelta es aún uno no transitado.