SUSPENDIDAS ELECCIONS PARLATINO

El Tiempo

21 de abril de 2015

 

Hace unos pocos días nos enteramos de otra dictatorial medida del gobierno venezolano, y digo dictatorial, así no venga del presidente en funciones, porque la connivencia entre el ejecutivo y el legislativo es tan evidente, que así se origine en una o en otra función, que en una verdadera democracia deberían mantener la saludable y necesaria independencia, obedece a la voluntad omnímoda del grupo que detenta el poder.

Esta medida es la decisión de suspender las elecciones para los representantes venezolanos al Parlatino, sabiéndose que este tipo de elecciones ya estaban institucionalizadas en el país, y que pone de manifiesto, al decir que serán designados, la escasa vida democrática que se vive en el país.

La esencia de la democracia es la división de poderes, la alternabilidad en los puestos o funciones públicas, sin estas condiciones no podemos decir que existe el concepto y la vivencia democrátisas.

La sufrida Venezuela y sus hijos, muchos de quienes han tenido que huir del país para conseguir un espacio mejor de vida, está enfrentando ahora esta otra serie de descalabros, que lo que hacen es desterrar la democracia del día a día de sus gentes.

Sin embargo de lo dicho, asistimos a la impavidez de los organismos multilaterales, que lo que han hecho hasta ahora es avalar los procesos del gobierno venzolano, sin atender a la gente que clama por soluciones, sin escuchar las voces claras de los políticos de oposición que se encuentran prisioneros sin fórmulas de juicio válidas.

Ojalá los propios organismos como el Parlatino, actúen en consecuencia, encaminando a la ciudadanía al orden y al respeto de las leyes, así como la limpieza en preriódos electorales y el seguimiento adecuado.

La realidad latinoamericana, así como la ecuatoriana, tiene los mismos problemas, sufre de las mismas radicalizaciones que no le están aportando a los países nada más que intranquilidas, zozobra y sueños truncos.

 

 

ROSALÍA ARTEAGA SERRANO.