PARA QUE HAYA DEMOCRACIA

La Hora

10 de octubre de 2012

 

Aprendí desde siempre que el concepto de democracia encarna varios principios y componentes, sin los cuales pierde su condición de tal. Dos de estos requisitos fundamentales son la Separación de los Poderes, sean estos los tradicionales: Ejecutivo, Legislativo y Judicial, o los otros como en el caso ecuatoriano se han creado, pero que todavía no demuestran que son realmente independientes y separados de los tres originales. El otro requisito, es la alternabilidad en el ejercicio del poder.

 

Concentrándonos en este último, es decir en la alternabilidad y poniendo énfasis en lo ocurrido recientemente en el hermano país de Venezuela, que acaba de consagrar al coronel Hugo Chávez como nuevamente elegido, lo que le hará gobernar en su país por dos décadas, me resisto a creer que lo que existe en Venezuela, la patria de Bolívar y de Sucre y de tanta gente valiosa, sea una democracia, una como cumpla con los requerimientos y en la que queramos vivir.Si aceptamos que la alternabilidad es consustancial a la democracia, cómo entender que una sola persona gobierne en un país por veinte años?. Cómo aceptar que el liderazgo de una persona, basada en unos ingentes recursos petroleros, en una chequera abultada que se maneja como propia, en una política de subsidios y de bonos, que se entregan discrecionalmente, sea el indiscutible?. Sea el que defina el futuro de un país que se encuentra brutalmente escindido?.

 

Se argumenta que es la voluntad del pueblo la que decide, que son los electores los que han hecho que Chávez se consagre nuevamente como el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, y claro, a quienes no meditan en la verdadera esencia de la democracia, les parece normal que un presidente sea reelegido y reelegido y que mantenga poderes prácticamente omnímodos. Cuando la verdad es que hay una distorsión, primero por el acomodamiento de leyes y normas, para permitir esas reelecciones sucesivas, y luego, el uso de la maquinaria del Estado, para ganar seguidores, que se coarta la libertad de los medios de comunicación o se los anula o se los coopta para que las cosas salgan a su antojo.

 

Venezuela, con el caudal de recursos que ha recibido en estos últimos años, gracias a sus reservas petroleras y al precio que el petróleo ha alcanzado en los mercados mundiales, debería estar a la cabeza de las economías emergentes, debería haber invertido los excedentes en crear una economía que al menos abastezca las necesidades de sus habitantes, debería en fin, haber avanzado sustancialmente en alcanzar ese estado de bienestar que tanto se pregona, pero no ha ocurrido así.

 

La acumulación de poderes y la peremnización en el mismo, solo puede generar corrupción, creación de un sistema clientelar y, a la postre, miseria para los más pobres, inseguridad para los miembros de esa sociedad y un pésimo futuro en perspectiva.

 

Por otro lado, un tema que no puedo dejar de mencionar, es que me llamó poderosamente la atención el que en las últimas elecciones venezolanas, se haya prohibido el que se den a conocer pronósticos electorales, información obtenida a boca de urna y cualquier otra información que no provenga del Consejo Nacional Electoral. Ese secretismo siempre huele mal.

 

El otro requisito de la democracia, es la transparencia.

 

 

 

ROSALÍA ARTEAGA SERRANO.