ORGULLOSAMENTE ECUATORIANA

El Tiempo

31 de mrazo de 2014

 

Una reciente visita al maravilloso y dilatado estado de Bahía, en el Brasil, y el recorrido por diferentes proyectos y emprendimientos, liderados por la Fundación Odebrecht, me dio la oportunidad, allá, en medio de los remanentes de la mata Atlántica, en localidades remotas y de no tan fácil acceso, de sentir profundamente el orgullo de ser ecuatoriana.

 

Puede parecer paradójico, pero las referencias a lo que técnicos ecuatorianos han enseñado en tierras distantes, y como brasileños en las áreas productivas se refieren con respeto a compatriotas nuestros, no puede menos que hacernos sentir bien por el prestigio alcanzado y por la confianza que se ha generado.

 

Así, mientras visitaba una productora y procesadora de palmito, que además funciona como parte de un proceso educativo-productivo, se mencionó la presencia de un técnico ecuatoriano, quien fue especialmente contratado para ser parte de la experiencia y comparta sus conocimientos con los profesionales y estudiantes que constituyen la iniciativa.

 

La siguiente visita nos llevó a una piscifactoría, donde se cultiva tilapia y también se la procesa, con el mismo ingrediente de la capacitación a los jóvenes de la localidades aledañas, cuando recorríamos la planta, y en medio de las explicaciones respectivas, uno de los directivos mencionó con orgullo, que había tenido maestros ecuatorianos.

 

Sabemos por otro lado, que, desde décadas anteriores, la industria camaronera del estado de Bahía, se basó en las enseñanzas de profesionales ecuatorianos del ramo.

 

Estas referencias ponen en evidencia, la capacidad de nuestros conciudadanos, lo que demuestra que no solamente tenemos una extraordinaria geografía, una gran biodiversidad, sino que también los ecuatorianos somos parte de esa riqueza que nos singulariza.

 

La visita a Bahía, la tierra de Jorge Amado, la del candomblé y la capoeira, la del Pelourinho y sus tradiciones ancestrales, nos dejó dos magníficas lecciones: el saber cómo la Fundación Odebrecht trabaja en beneficio de las comunidades proporcionando educación, empoderamiento, autoestima y trabajo y también valorar en su justa medida el talento ecuatoriano.

 

 

ROSALÍA ARTEAGA SERRANO.