MÁS PARA EL ALCALDE

El Tiempo

24 de junio de 2014

 

Siempre es estimulante recibir cartas de los lectores, eso demuestra que los artículos se leen y que hay temas que interesan, que sugieren, que concitan interés, que mueven algunas de nuestras fibras y por lo tanto necesitan respuesta.
 
En esta oportunidad, quiero satisfacer un pedido, que además llega cerca de mi corazón, porque viví muchos años por la zona, por la que en ese entonces era la tranquila, bucólica, bellísima
Chaguarchimbana; se trata de la preocupación por el descuido en que se mantiene el viejo sector de Gapal, incluidos su puente y la zona de la antigua estación del tren.
 
Ya en el artículo de la semana anterior escribí sobre la necesidad de las autoridades del Austro del país, de no permitir que se deje a esta zona fuera del proceso de rehabilitación del ferrocarril, sobre todo pensando en el siempre dinámico y necesario fomento del turismo.
 
Ahora la preocupación se refiere al abandono de la zona, de aquella en la que está la vieja estación del ferrocarril; pienso que por algún lado se puede empezar, y tal vez la mejor forma de llamar la atención sobre lo que está ocurriendo con la exclusión que mencionamos, sea destinar algunos recursos municipales para restaurar la antigua estación, no se trata de colocar solo un poco de pintura, sino de propender a crear un adecuado espacio comunitario, tal vez un pequeño museo de sitio, con fotografías de cuando el tren y los auto-ferros llegaban a la ciudad, réplicas de los antiguos juegos tradicionales que nuestros pintores y artistas ya los han recogido con maestría.
 
Si recordamos, para quienes no vivimos en Cuenca, la vieja estación y la Quinta Bolívar, están dentro de la misma área, por lo que el conjunto y la actividad cultural van con seguridad a mejorar un sector que se ha quedado rezagado y cuyos moradores requieren atención y servicios.
 
Esta zona puede convertirse en otro punto de atracción para una ciudad que ya tiene bastante que ofrecer pero que cada día debe renovarse, restaurarse, entregar más de esa rica tradición de la que somos herederos, así es que esperamos que haya una respuesta positiva y haya un pronto manos a la obra!.

 

ROSALÍA ARTEAGA SERRANO.