Muy recientemente, la población de origen hispano en los Estados Unidos, fue declarada la primera minoría de los grupos étnicos residentes en ese país, lo que hace que muchas de las políticas se fijen en este grupo de presencia creciente, pese a la dureza de algunas leyes migratorias, relievándose que un grupo importante de los latinos son nacidos ya en el territorio norteamericano.

 

El tema de la migración es recurrente también en nuestro país, del que han emigrado muchas personas, sobre todo por razones de carácter económico, provocando sin duda escisión de las familias, desgarres, situaciones dolorosas desde el punto de vista nacional; por no hablar de los dramas vividos al momento del cruce de la frontera, cuando quienes se van caen en manos de coyoteros y de gente inescrupulosa. Pero también los migrantes ecuatorianos, le han traído riqueza al país con su trabajo, las divisas que envían a sus familiares, son un importante rubro dentro de la economía nacional.

 

Muchas de las construcciones en diversas ciudades, se han realizado con dinero enviado por quienes salieron del país, y si bien esto ha perdido su dinamia por la crisis económica en los países en donde trabajan y realizan sus vidas, sean los Estados Unidos o los países europeos, sigue siendo un importante motor de la economía nacional las remesas enviadas para el sustento de las familias.

 

En estos días, hay un flujo de ecuatorianos residentes en otras latitudes, retornando a su país, por la temporada navideña o de fin de año, para un reencuentro que a veces se realiza entre lágrimas, pero que tiene también mucho de alegría, de esperanza, de búsqueda de pasar buenos momentos juntos, de recordar las vivencias y los sabores de antaño.

 

Los ecuatorianos que retornan, sea en forma definitiva o temporalmente, deben ser bien recibidos por una sociedad que en cierta manera los expulsó de su seno al no poder darles espacio para conseguir su sustento o para hacer frente a sus ansias de superación, y que debe sentir como propios sus logros y realizaciones.

 

 

ROSALÍA ARTEAGA SERRANO.

LOS MIGRANTES

La Hora

10 de diciembre de 2011