Introducción

 

 

Hablar o escribir sobre literatura infantil o literatura para niños, constituye sin duda un reto y un compromiso, más aún si, como en este caso, se lo hace con la óptica de una funcionaria de gobierno, que sabe de la transitoriedad de sus funciones y que se siente animada, sin embargo, por una dinámica de trabajo y por la necesidad perentoria de “hacer algo” por la difusión de la literatura infantil, y que no se puede descuidar, por ejemplo, la incursión en las políticas de lectura, en las propuestas de fomento del hábito de la lectura, en la necesidad de que los niños y los adultos consideren a los libros sus amigos, sus compañeros fieles y permanentes.

Rosalía Arteaga Serrano

Literatura infantil y medios de comunicación - 1993