LAS LIBERTADES EN CUBA

El Tiempo

9 de agosto de 2011

A propósito del tema de las libertades, tan mencionado en nuestro país, quiero enfocar este análisis, basada en recientes noticias recogidas por los medios de comunicación, de lo que está ocurriendo en Cuba, en la denominada era de Raúl Castro, ligeramente diferente de la de su hermano Fidel, noticias que deberían servirnos para ilustrar lo que acontece en un país en el que muchas de las libertades han sido conculcadas.

 

Solamente quienes no quieren ver y mantienen los ojos y los oídos cerrados, pueden pensar que un régimen como el de la isla caribeña es deseable para nuestros países, empeñados en conquistar el llamado Socialismo del Siglo XXI, recocinado teórico-práctico de lo que se tiene en ese hermano país, y lo que vivieron muchos países del Este europeo y del que lograron salir, luego de años y años de opresión y de limitaciones.

 

Las noticias sobre las que quiero llamar la atención a algunos despistados amigos, son las que hacen referencia, y me remito a los titulares, a lo siguiente: "Cubanos autorizados a viajar", y otra: "En Cuba se venderán electrodomésticos", estas dos noticias parecen no sorprender a nadie, pero me pregunto, qué pasaría si en lugar de poner cubanos, estuviera franceses, canadienses, italianos o ecuatorianos, peruanos, colombianos? No sería dramático el pensar en que solamente por decreto o por ley o por expresa autorización, tuviéramos la facultad de comprarnos una licuadora, un aire acondicionado, una hornilla eléctrica?. Pues bien, eso es lo que ocurre en el paraíso castrista.

 

Y no estoy exagerando ni mintiendo, la gerontocracia que dirige la isla, recién ahora decide liberar a sus habitantes para abrir pequeños negocios privados, recibir microcréditos agrícolas, tener emprendimientos privados, autorizar la venta de computadores, teléfonos celulares, reproductores de dvds, hornos microondas y otros equipos.

 

Es que no nos damos cuenta que cuando existe un gobierno o un régimen controlador, los únicos que salimos perdiendo somos los ciudadanos? las personas comunes y corrientes que aspiramos a tener un espacio de vida en el que nuestra voluntad es la que cuenta?

 

El ejemplo cubano es muy ilustrativo, cuidado que vayamos a caer en esos extremos en los que las personas somos apenas un engranaje, un tornillo de la maquinaria estatal que regula, norma, decide nuestras vidas. Ese no es el futuro que queremos para nuestro Ecuador y para nuestra Latinoamérica.

 

 

ROSALÍA ARTEAGA SERRANO