Noviembre 2016

LAS ESCUELAS COMUNITARIAS

Rosalía Arteaga Serrano. 

 

Uno de los temas que no suele aparecer muy seguido y con la preeminencia del caso en los discursos de los candidatos presidenciales, es el que tiene que ver con la educación, a pesar de la importancia que tiene para la marcha de la nación, para el futuro de sus habitantes.

 

Por ello es necesario recordárselo e insistir en que los ojos se vuelvan no solo a las obras de relumbrón a las que nos tiene acostumbrados el régimen, sino a los verdaderos problemas y a cómo solucionarlos.

 

Es en este sentido que nos interesa hablar sobre lo que está pasando con las escuelitas comunitarias, con aquellas que están desapareciendo porque se insiste en los mega proyectos como los de las famosas y promocionadas escuelas del milenio, que no consideran la historia ni las tradiciones de las comunidades, sobre todo en el sector rural.

 

Nos encontramos con escuelitas que han sido desmanteladas o abandonadas, dejando tras de sí un rastro de tristeza y añoranza, ya que eran también el centro de reuniones, el espacio donde se compartía hasta el hacer de las colaciones y las comidas de los niños.

 

Las distancias que ahora tienen que recorrer niños y jóvenes a veces a pié, otras en transportes totalmente indadecuados, amontonados, imposibilitan el que se de una verdadera educación de calidad como tanto se pregona y se publicita.

 

Lo lógico habría sido, con los enormes recursos que ha manejado el ministerio de educación, el acondicionar las escuelas existentes, el dotarles del suficiente número de profesores, el construir la infraestructura adecuada, sin eliminar esos centros que eran parte de la comunidad y se constituían en espacios en los cuales se fortalecía el tejido social.

 

Y todavía se jactan de que han disminuído el número de establecimientos educativos en el país, la meta es que de más de 19.000, queden en 5.000. Se entiende la propuesta? parece un contrasentido en un país en donde la mayor parte de la población son niños y adolescentes.

 

Nuestra palabra es para que vuelvan y se fortalezcan las escuelas comunitarias, ojalá los candidatos se hagan eco de esta propuesta.