LA HORA DE MANABÍ

La Hora

7 de agosto de 2014

 

El crecimiento, la expansión de un medio de comunicación, siempre debe verse como algo positivo, que contribuye al fortalecimiento de un país, en el que las empresas de la comunicación tienen fe, invierten, trabajan.

 

En este sentido, diario La Hora ha sido un ejemplo, y su presencia en cada una de las provincias en las que ha ido estableciéndose, ha ido acompañada de una real inserción en el medio en el que trabajan, con preeminencia de noticias locales en las ediciones regionales, dando espacio para escritores y editorialistas de las diferentes ciudades y por supuesto para los periodistas locales.

 

El esfuerzo de diario La Hora siempre ha sido compensado con altos niveles de lectoría y con la fidelidad de los usuarios de sus servicios informativos.

 

Pero, en estos momentos asistimos a algo inverso, diario La Hora se ha visto en la dolorosa decisión de cerrar esta edición regional, luego de 16 años continuados de trabajo en Manabí, lo que indudablemente constituye una mala noticia, que viene a sumarse al cierre de la versión en papel del diario Hoy, ocurrida hace pocas semanas.

 

Uno de los grandes compromisos de la democracia debe ser el respeto a la libertad de expresión, el estímulo a que los diversos sectores puedan manifestarse; pero también debe ser el de crear ambientes saludables para los sectores privados y la inversión. Parece que en el Ecuador no se están cumpliendo todos estos supuestos y nos enfrentamos a noticias desalentadoras como las que hoy comentamos.

 

Nuestro testimonio de solidaridad con Francisco Vivanco, quien ideó este sistema de diarios regionales, de los cuales el de Manabí dejó de circular y nuestra voz de aliento para que siga trabajando y luchando por sus ideales y los del país.

 

 

ROSALÍA ARTEAGA SERRANO.