Mayo 2016

Este, el de la reactivación económica, es un tema imperioso luego del desastre natural sufrido especialmente por las provincias de Esmeraldas y Manabí, y que va a requerir de un acción estratégicamente concertada entre el Estado ecuatoriano, las autoridades locales y el sector productivo manabita y esmeraldeño.

 

En este sentido, es urgente el realizar un análisis de las más importantes actividades económicas de las dos provincias en mención, un censo de los daños causados en ese aparato productivo, y luego, la toma de decisiones que deben hacerse de manera urgentepara que las personas puedan empezar a generar acciones económicas, se recobre la normalidad y se activen los trabajos y las ocupaciones que generen empleo y puedan encausar la economía regional.

 

Para ello seguramente serán necesarias medidas legales como la extensión de impuestos a los hoteles, restaurantes, así como incentivar a través de la creación de zonas francas, la instalación de empresas y negocios que aporten con soluciones de generación de empleos y riqueza para la zona.

 

El cobro de los seguros de los bienes asegurados, tanto públicos como privados, debe tener una especial dinamia, para que esos dineros lleguen con  urgencia y se inserten en la economía de las provincias afectadas.

 

La reconstrucción es una actividad que genera recursos, si se la hace de manera adecuada, contratando mano de obra local, comprando insumos en la zona, y, dependiendo de la gravedad de los daños, tratar de que la gente pueda entrar dentro de la normalidad de actividades usuales, lo que ayuda también desde un punto de vista psicológico.

 

En ciudades y poblaciones en donde la destrucción y los daños son mayores, las tareas reconstructivas deben ser urgentes e imperiosas, dando seguridad y confianza en el uso de los dineros que con motivo del flagelo se recauden, pero también propendiendo siempre a la reactivación económica que traerá aparejada la recuperación de la tranquilidad y la capacidad de volver a soñar con un futuro mejor.

 

LA REACTIVACIÓN

 

ROSALÍA ARTEAGA SERRANO