UNA JOVEN JOYERA

La Hora

16 de diciembre de 2013

 

Hace unos pocos días, asistí a una exhibición que indudablemente deja una huella, tanto por la delicadeza de las piezas que se observan, cuanto por la juventud y el afán de perfección de su autora. 

 

Lorena Jijón, joyera por vocación y dedicación, nos ha dado una primicia con la presentación de un adelanto de la muestra que está preparando, a manera de agasajo navideño anticipado, pudimos deleitarnos con sus creaciones de una pura belleza. 

Estas primeras obras que aparecen a la luz con su nombre, son exquisitamente trabajadas, se inspira en el mar, en su vida bullente, para construir cada pieza, cada obra de arte, en las que deja un sello propio. 

 

Mencioné que las obras aparecen ahora con su nombre, porque antes sus creaciones pertenecieron a las firmas de lujo con las que trabajaba. Y es que Lorena Jijón, luego de realizar sus estudios, principalmente en Italia, con destacados profesores, fue reclutada inmediatamente por firmas de gran trayectoria como Van Cleef & Arpels y otras de similar importancia. 

 

Lo que destaca en la obra de la joven joyera, es la delicadeza de las formas, el trabajo perfeccionista del que hace gala y que puede observarse desde el primer momento, la utilización de materiales de gran calidad, la eufonía que logra entre la técnica depurada y el trabajo artesanal de cada pieza. 

 

Seguramente en el futuro oiremos hablar de las obras de esta artífice, quien pone de relieve el talento, la dedicación, la perseverancia, para conseguir sus objetivos. 

 

Me alegra sobremanera el poder referirme en este comentario semanal, al talento y a la creatividad nacionales, más aún, cuando la juventud es la que se  pone de manifiesto y nos da fe y esperanza en el futuro.

 

 

 

ROSALÍA ARTEAGA SERRANO.