HOJA DE RUTA

La Hora

16 de julio de 2015

 

A pesar de los resultados de la reciente consulta popular ocurrida en Grecia, que hacían avizorar una total rebeldía frente a los dictados de la Comunidad Europea a la que se pertenece el país mediterráneo, las decisiones últimas del estado griego, apuntan a la más prudente resolución de seguir una denominada "hoja de ruta", con una serie de medidas de ajuste que implican un seguimiento de políticas absolutamente ortodoxas en el manejo de la econonomía e incluso a la toma de medidas legislativas para tratar de enderazar la economía.

El fin de fiesta llegó de manera abrupta, y a pesar del triunfo en las pasadas elecciones del candidato que ofrecía rebeldía frente a los lineamientos trazados por los líderes de la Comunidad Europea, no le está quedando otro camino a este hermoso país, cuna de la democracia y de lo que podríamos denominar Civilización Occidental, que establecer duras medidas que le significarán en el corto plazo impopularidad al recientemente inaugurado gobierno, pero una vía de salida a los problemas en el mediano y el largo plazo.

El sometimiento a las exigencias de los acreedores, le otorga a Grecia un respiro de cuatro meses iniciales que le libran de la bancarrota, pero que le conminan a seguir un camino trazado, lejos de las veleidades de ofertas electorales y le ponen en la senda de una rigurosa austeridad, de recortes, de ajuste de cinturones, que le son necesarios si quiere mantenerse al interiro de la Comunidad,

Las lecturas son claras para quien tiene oídos y ganas de escuchar: no se pueden mantener eternamente las condiciones de derroche y despilfarro de recursos a los que son adeptos ciertos líderes, cuando se acostumbraron a maniobrar en épocas de bonanza económica; los despilfarros siempre pasan la factura.

Ojalá esto sirva de lección a nuestros países latinoamericanos derrochadores, sin previsión de ahorros, con altos niveles de endeudamiento, con tasas altas para el pago de la deuda. En fin, la radiografía que sirve de modelo, nos deja ver las costuras del esqueleto.

 

 

ROSALÍA ARTEAGA SERRANO.