BIEN POR GONZÁLEZ

La Hora

2 de abril de 2015

 

Me parece acertada la posición del ex jefe del gobierno español Felipe González, de asumir la defensa de los opositores encarcelados en Venezuela.

Creo que todas las acciones que se realicen para liberar a personas que han sido recluídas en prisión por el solo hecho de disentir con el gobernante venezolano que ha sido deslegitimado por todas las acciones que emprende en contra de su propio pueblo, son absolutamente plausibles.

La situación en Venezuela es desesperada, lo prueban las mismas acciones que el gobierno está tomando, como aquella de las cartillas de racionamiento, claro que rodeadas de la tecnología, cuando se exige que la gente que realiza compras ponga su huella digital en una máquina, para evitar que vuelva a adquirir esos bienes.

Por supuesto que la situación está agravada por la baja de los precios del petróleo, pero no son el único ingrediente de la crisis venezolana que se debe a la esquizofrénica manera de gobernar del actual y del anterior gobernantes, imbuídos de una especie de "mesiánica" misión que los ha hecho despilfarrar recursos muy cuantiosos, invertir en compra de armas, entregar dádivas a otros países, granjeándose las simpatías y los votos de quienes no observan lo que está ocurriendo en la sufrida Venezuela.

López, Ledezma y tantos otros opositores al régimen, capturados de la manera más infame, sin que medie una verdadera actuación de la justicia, merecen no solamente la solidaridad del mundo, sino también que se busquen ejercitar acciones que vayan a conseguir la liberación de quienes están cautivos en calidad de presos políticos.

Esperamos que el accionar de Felipe González, prevalido del peso moral que tiene esa actuación, logre conscitar la atención mundial y establecer mecanismos para su liberación y sobre todo para los cambios reales en esta Venezuela que nos duele.

 


 

ROSALÍA ARTEAGA SERRANO.