ROSALÍA ARTEAGA SERRANO

 

Puede que a muchos les haya pasado desapercibido, porque lo que no es escandaloso no tiene una gran cobertura, pero creo que vale la pena resaltar los eventos ocurridos tanto en Quito como en Guayaquil en el transcurso de la semana pasada, porque son temas y noticias que alientan el espíritu, que nos dan un estímulo para seguir luchando en medio del vértigo de la vida diaria.

 

Se trata en primer lugar de la premiación en el Concurso de Excelencia Educativa organizado por la Fundación FIDAL, un reconocimiento que estimula a los maestros no solo del Ecuador sino de la América entera, que conscita a cientos de personas para aplaudir en una ceremonia llena de brillo y emociones, a quienes dedican su vida a formar a los otros, a darles conocimientos, a crear actitudes positivas, a encontrar soluciones, a amar al planeta y a nuestros semejantes.

 

El otro evento al que quiero hacer alusión es al Congreso de Ciencias Pedagógicas, que con el nivel de internacional realiza la misma fundación FIDAL, en conjunto con el Instituto Superior Tecnológico Bolivariano, y que convoca a cerca de mil personas que quieren saber los últimos avances de la pedagogía internacional y que se juntan para discutir temas trascendentes como la inclusión en la educación.

 

La organización de estos eventos demanda sacrificio y dedicación, pero bien valen la pena cuando se constata que las convocatorias tienen acogida, que cada vez hay más personas que se interesan por estos temas trascendentales, que rebasan la percepción unilateral de un tema y reflejan un afán de lo que la comunidad quiere conseguir en su conjunto.

 

Los dos escenarios, la Casa de la Música de Quito y la sede del ITB en Guayaquil, tuvieron enorme acogida, filas de maestros que estaban ansiosos por participar, la gente satisfecha al comprobar que damos lo mejor de nosotros mismos, el hambre de conocimiento reflejada en tantos ojos entusiasmados, la decisión de seguir adelante cueste lo que cueste, en fin, una enorme satisfacción y las esperanzas renovadas.

 

FASCINANTE EXPERIENCIA