EXPERIENCIA PRIVILEGIADA

El Tiempo

7 de agosto de 2012

 

Pocas veces se tiene el privilegio de asistir a eventos como el que acabo de vivir en estos días; por invitación de Google y de la revista Nature de Londres, participé en un Campus precisamente en las instalaciones de esta empresa en California, en el corazón del famoso Silicon Valley,  en donde, científicos de talla mundial, discutieron los temas que más les preocupan o que más mueven el interés de sus investigaciones.

 

Ya solamente el ambiente vale la pena destacarse. Aquello que habíamos visto en documentales, como el ambiente más apreciado para trabajar, descontraído, con juegos creativos, con comida y golosinas a alcance de la mano, como en una especie de Jauja moderno. Con propuestas creativas a cada paso, con desafiadoras conversaciones y comentarios.

 

Por supuesto que al elegir algunas opciones de temáticas, había que dejar de lado otras igualmente estimulantes. Pero siempre se podía optar por ir de una a otra, tratando de mantenerse el tiempo suficiente, para escuchar por ejemplo qué está ocurriendo en un mundo postantibióticos, qué pasa con la energía alternativa, el futuro de la civilización occidental....

 

Por supuesto que se podía mirar o participar en una vuelta en un automóvil sin conductor, construido ya hace unos años por Google, o ir a mirar Google earth o Google maps, o simplemente mirar cómo trabaja esta especie de gran colmena que es la empresa.

 

Lo interesante es siempre saber la capacidad de respuesta de los seres humanos frente a los retos, pero también la posibilidad de descubrir a los mismos seres humanos tras la pátina de la genialidad o también de los egos, que, por supuesto, son también abundantes, en reuniones como esta.

 

En todo caso, la experiencia valió la pena.

 

 

ROSALÍA ARTEAGA SERRANO.