ESPERO QUE NO SEA CIERTO

El Tiempo

22 de noviembre de 2011

Hemos visto con mucha preocupación, la circulación de una noticia, a través del internet, en la que se habla de una disposición emanada del Ministerio de Educación ecuatoriano, en la que aparentemente se instruye a todas las direcciones de educación para que hagan un "mapeo" de las instituciones educativas. Si se hablara de un mapeo en el que se tratara de conseguir información referente a la calidad de la educación, al rendimiento de los maestros, a su afán por mejorar sus conocimientos, si se quisiera averiguar el nivel académico en el que se hallan los maestros, si tienen estudios de nivel superior, si han obtenido postrados, si se han hecho acreedores a alguna distinción por su trabajo, si han publicado libros de su especialidad o de otras, si son cumplidores de sus horarios...en fin...estos y otros parámetros, podríamos pensar que la educación en el país ha tomado un rumbo verdaderamente adecuado, en esa búsqueda de la excelencia de la que tanto hablamos. 

 

Pero parece ser que el mapeo del que se habla, no tiene este afán de búsqueda de la calidad académica, sino que más bien se está buscando investigar o averiguar si los maestros tienen o no afinidad con el régimen, si participan en movilizaciones, si los directivos de los establecimientos educativos tienen o no una filiación política...

 

 Como vemos, esta investigación dista mucho de los lineamientos en los que debe estar basado el trabajo de los maestros y directivos de los establecimientos educativos, y nos dice más bien de un afán por conocer temas que pertenecen al fuero personal, que nada tienen que hacer con el proceso de la educación y que más bien nos ponen en alerta respecto de las ulteriores intenciones de un régimen que se está caracterizando por querer copar todos los espacios y no dejar resquicios para el ejercicio pleno de las libertades La preocupación que exponemos, no es un tema que tenga que ver solo con los maestros, es algo que debe llamar la atención de los padres de familia y de los ecuatorianos en general, porque presupone un entrometimiento en las libertades de las personas y una clara violación de la Constitución vigente. 

 

Habrá que observar si es real aquello que se expone, y si esta investigación o pesquisa se pone en ejecución, es algo ante lo que no debemos permanecer impasibles. Como manifestamos en el título de este comentario, ojalá que la noticia no sea cierta!.

 

 

ROSALÍA ARTEAGA SERRANO