UN NUEVO ESFUERZO DE LA ACADEMIA

La Hora

6 de mayo de 2015

 

La Academia Mundial de Arte y Ciencia, creada en 1960, y que cuenta con un importante número de miembros de diversas regiones y países del mundo, realizó una exitosa reunión en la ciudad de Bakú, Azerbaiyán, en una convocatoria que trató de enfrentar diversos aspectos conducentes al diseño de un nuevo paradigma para el desarrollo humano.

La intervención de un grupo interdisciplinario enriqueció el debate, que seguramente continuará por mucho tiempo, porque los desafíos son grandes y las aproximaciones diversas, así como los problemas antiguos y los nuevos que surgen con fuerza; pero, en todo caso, vale relievar y resaltar este esfuerzo.

Académicos, políticos, científicos, artistas, escritores, todos puestos a pensar en cómo se puede ayudar a construir ese paradigma, o si se puede escalar las discusiones construyendo desde lo ya edificado, para no comenzar de cero, fueron parte de la discusión.

La responsabilidad social de la ciencia y la tecnología, el rol de los científicos, pero también temas como el viejo concepto de soberanía, el multiculturalismo, fueron abordados por los asistentes a la Conferencia de Bakú, poniéndose de relieve los temas en común, pero también las enormes diferencias en torno a la forma de abordar los desafíos.

El rol de la Academia es fundamental, no puede dejar de centrarse en las capacidades y las necesidades humanas,  sin perder de vista del entorno, de la naturaleza, de la madre tierra o como quiera llamársela, lo que en los tiempos actuales sería impensable no tocar, con el protagonismo que estos temas requieren, porque nadie puede obviar o ignorar los temas ambientales.

Los desafíos crean oportunidades, las crisis también las generan, por ello, a la experiencia de los académicos, se hace necesario sumar las respuestas de los jóvenes, su visión y su optimismo.

 el futuro.

 

ROSALÍA ARTEAGA SERRANO.