EN TORNO A LA ENERGÍA

La Hora

5 de febrero de 2015

 

Tuve el privilegio, hace unos pocos días, de participar en una teleconferencia organizada por el Foro Tallberg, iniciativa que desde hace algunos años se lleva a cabo en Suecia, y con la participación de científicos, ecologistas, y sobre todo personas preocupadas del devenir de la humanidad, de los grandes retos que tenemos, así como del estado actual de la ciencia en los diferentes ámbitos del desarrollo.

En esta oportunidad se tomó como tema central  el de la energía y cuáles alternativas se pueden desarrollar frente a los problemas que presentan los combustibles fósiles.

Dentro del diálogo, motivados por una ponencia del profesor Robert Corell, de la Universidad Internacional de la Florida, se enfocó en la necesidad de encontrar soluciones en base a lo que se llama "energía híbrida", con la posibilidad de transitar desde el uso de energías tradicionales hacia otras como la energía solar, la geotérmica, la eólica, usándola alternativamente de acuerdo a las capacidades que su generación provee.

Se puso énfasis en el avance de la clase media, sobre todo en países como China e India, lo que indujo a pensar que en el año 2030, es decir de aquí a quince años, el 50% de la población estará dentro de los parámetros de la clase media, y en el 2050, será el 70% de la población mundial la que se ubique como clase media, lo que es alentador, pero implicará una demanda aún mayor de bienes y servicios y por lo tanto el consumo de energía  se multiplicará.

Fue también interesante el escuchar de los expertos de este foro el que muchas miradas se dirigen a la utilización del gas como fuente de energía, como en contravía de lo que se plantea en el Ecuador de hoy, empeñado en cambiar su matriz al uso de las cocinas de inducción y al abandono del gas.

En fin, las estrategias de transición son variadas, lo importante es que no hay "una" solución, son varias las soluciones y eso hace que el abanico sea mucho más amplio; como se dijo también en la mencionada teleconferencia, en el mundo existen muchas soluciones inteligentes, lo importante es saber usarlas adecuadamente, combinarlas y obtener resultados a nivel global.

 

 

 

ROSALÍA ARTEAGA SERRANO.