LOS TEMAS COMUNITARIOS

La Hora

22 de enero de 2015

 

La pertenencia a grupos o comunidades de naciones implica la sujeción a normativas comunes, que tienen relación con una serie de temas, entre los cuales resalta el económico, por todas las implicaciones que tiene y por las repercusiones en la vida de los ciudadanos de los estados.

Por supuesto que estas normativas pueden verse desde un punto de vista favorable, cuando por ejemplo tienen que ver con exensión de visas para visitar los países, con liberación de aranceles, con la circulación de bienes y personas, con la equiparación de estudios universitarios, con la posibilidad de articular políticas culturales conjuntas o también de hacerlo desde el punto de vista de la salud, de lo fitosanitario, de precautelación del medio ambiente, entre otras múltiples temáticas que pueden surgir.

En otros momentos, pueden presentarse situaciones incómodas o inconvenientes desde esos mismos sectores, sobre todo en lo atinente al ámbito económico, como lo habíamos manifestado, y eso es lo que ocurre en los actuales momentos, en los cuales el Ecuador ha tomado unilateralmente medidas para subir los aranceles a los productos que vienen de nuestros vecinos del norte y del sur, lo que ha desatado las consiguientes protestas y reclamos.

La óptica del Ecuador está dada por el tema inflacionario y el hecho de que el Ecuador tiene un signo monetario duro, el dólar, que en estos momentos se ha recuperado en los mercados globales, lo que pone a nuestros productos de exportación en una situación de desventaja. Y claro que estas razones son válidas desde el punto de vista ecuatoriano. Pero por parte de los vecinos afectados, la óptica es diferente, tratan de salvaguardar sus exportaciones, y además se amparan en la normativa comunitaria de la Comunidad Andina de Naciones, de la que los tres países son signatarios.

Qué hacer? He ahí el dilema. La preocupación es que las medidas de salvaguarda se constituyan en una especie de medicina peor que la enfermedad. Ya que si bien aparentemente ahorramos unos recursos, por otro lado  dejamos de estar en buenas relaciones comerciales con los vecinos, sabiéndose además que el comercio intracomunitario ha crecido de manera sostenida en estos últimos años.

El gobierno debe hacer uso de una balanza eficiente y ponderada.

 

 

 

ROSALÍA ARTEAGA SERRANO.