OTRA VEZ JULIA

El Tiempo

28 de octubre de 2014

 

Hace algún tiempo escribí un artículo sobre uno de los libros de la autora española Julia Navarro, uno en el que enfoca con objetividad, a pesar de ser una novela histórica, o tal vez por eso mismo, el tema del conflicto en Palestina, sin dejar de apuntar sus preferencias personales y también basándose en su experiencia que como periodista le ha llevado a estudiar y constatar conflictos en diversas regiones del planeta.

 

En esta oportunidad, aún bajo el efecto de otra lectura de uno de sus voluminosos libros, siento que debo escribir para comentar la pluma vigorosa, bien documentada, apasionada de Julia Navarro. Me refiero al impactante libro que acabo de dejar luego de voltear la última página, "Dime quien soy", en el que nos conduce de manera increíblemente bien trazada, por los vericuetos de la personalidad de la protagonista, Amelia Garayoa, una mujer de origen vasco, que no puede permanecer impasible frente a lo que se vive y se cocina a su alrededor, de ahí que la tenemos que seguir por entre sus vericuetos mentales, pero también por los más fascinantes escenarios de la época: París, Madrid, Berlín, Moscú, Londres e inclusive cruzando los océanos, la vemos desenvolverse en Nueva York, Buenos Aires y El Cairo.

 

Amelia es el personaje y el anti-personaje al mismo tiempo, dolorida por la decisiones que sus impulsos le obligaron a definir, angustiada por sus quereres de mujer, insólita en cuanto a sus propios fantasmas, decidida a ser protagonista y no solo simple espectadora.

 

Así la figura de esta bisabuela que es perseguida por el empeño del bisnieto en conseguir desentrañar los misterios que configuran su vida, se dibuja en medio de la guerra civil española, la que costaría tantas vidas y el troncharse de tantas ilusiones y los escenarios caóticos, sangrientos, hasta macabros de la segunda guerra mundial y avanza hasta a ser testigo privilegiado del derrumbe del imperio soviético y la caída del Muro de Berlín.

 

La vida de esta espía, de la mujer que ama y se conmueve, es magistralmente desentrañada por la pluma de Julia Navarro, quien ya nos tiene acostumbrados a estas novelas épicas, es difícil desentenderse de las descripciones que hace de la atormentada alma de esta mujer, que parece ser la síntesis de las mujeres valientes de una época que esperamos no vuelva a repetirse.

 

Ojalá que la memoria de los seres humanos jamás olvide lo que son los males de las guerras, los enfrentamientos religiosos, el horror del holocausto, el sufrimiento de otros seres humanos.

 

Se dice que quien no estudia o repasa la historia, está condenado a repetirla. Julia Navarro da su cuota de investigación y de refrescamiento de lo que fueron estos episodios dolorosos de la historia de la humanidad.


 

ROSALÍA ARTEAGA SERRANO.