UN CASO PARA RIPLEY

El Tiempo

8 de septiembre de 2015

 

Diferentes medios de comunicación han traído, en estos días, noticias relacionadas con la repotenciación de la refinería de Esmeraldas, obras que indudablemente son necesarias, si se quiere poner a las vetustas instalaciones en un grado de eficiencia y actualización y proveer de un uso razonable para los fines para los que fue creada.

Hay una cuantiosa inversión de recursos económicos, se habla de la suma de más de mil millones de dólares, que se los tiene por bien empleados, si sabemos que el nuestro es un país petrolero y que buena parte de las divisas que llegan al país, son el producto de la venta del petróleo.

Lo complicado del tema es el anuncio realizado por autoridades de Petroecuador, en el sentido de que se quiere importar crudo liviano para dicha refinería, uno aparentemente apto para la refinería repotenciada. El drama se presenta porque ahora el Ecuador, que ya viene sufriendo una disminución notable en sus ingresos por la baja del precio del petróleo, ahora tendrá que comprarlo.

No se ha dicho a qué país se hará la compra, ni tampoco si estas compras serán periódicas, ni cuál será el precio al que se tendrá que pagar ese crudo liviano.

Inmediatamente surgen las preguntas: Por qué no se tomó en cuenta el octanaje de nuestro petróleo a la hora de repotenciar la refinería?, Por qué no se calcularon los reales ingresos petroleros que vendrían del uso en toda su capacidad de la mencionada refinería? Parece indudablemente un caso para Ripley el de la compa de petróleo por parte de un país petrolero. Y esto sucede en medio de la crisis mundial y particularmente de la baja del petróleo, que no tiene una expectativa de volver por los precios altos.

Los niveles de improvisación siguen siendo altos en el país, lo que hace que los planes desemboquen en objetivos totalmente equivocados o no buscados. Ahora nos enfrentamos aún problema mayúsculo que requiere de mucha sabiduría para lograr solventarlo. Habría sido mejor no enfrentarnos a esta disyuntiva y reconstruir la refinería, pensando en las necesidades y en los desempeños que lo que tenemos en el aquí y en el ahora nuestro Ecuador.

 

 

ROSALÍA ARTEAGA SERRANO.