DICTADORAS

La Hora

19 de marzo de 2015

 

Las mujeres de los hombres más despiadados de la historia, como dice el subtítulo del libro escrito por la periodista, investigadora y escritora Rosa Montero, hurga en las motivaciones, los pensamientos y las actuaciones de las mujeres que estuvieron junto a Stalin, Hitler, Mussolini y Franco.

Los entretelones de la historia muchas veces son más ricos que las propias historias oficiales, nos dicen más de los seres humanos que existen detrás de los estereotipos, unas veces para exculparlos de las cargas dolorosas que la propia historia colocó sobre sus cabezas, otras, como en los casos relatados por Montero, para afirmar la apreciación que de estas figuras obscuras para la humanidad, teníamos.

En este sentido el libro de Rosa Montera, es sumamente esclarecedor, va desbrozando con delicado bisturí, las personalidades de aquellas mujeres que de forma voluntaria, a veces forzada y otras por los ineludibles lazos de la sangre, como el caso de las hijas de algunos de estos hombres, estuvieron en su entorno, sufrieron o se solazaron con el poder que les fue otorgado, o vivieron en su propia carne una especie de letal esclavitud.

Así, van desfilando por las páginas del libro, las mujeres de Stalin: Ekaterina, la madre, religiosa y fuerte, Ludmila, Kato, Nadia, Svetlana, la hija, Zhenya, Ana...

Luego vienen las de Hitler: la madre Klara Polzl, calificada como dulce y consentidora, Stefanie, el amor platónico, Mimí, Rose, Jenny, Eleonora, Erna, Elsa, Gertrud, las dos Helenas, Winifred, su sobrina Geli, Unity, Magda Goebbels y finalmente Eva Braun.

Y son otras tantas las que rodean al Duce, a Mussolini: Rosa Maltoni, la madre, Angélica Balabanova, Ida Irene, Rachele Guidi, la Sarfatti, Romilda, Alice, Clara Petacci fiel hasta el final, Leda, Angela, Ada Negri, Cornelia Tanzi. Sus hijas Eda y Anna María y su hermana Edvige.

En el caso de Franco, no existe el desenfreno con el que puede calificarse a los otros enunciados. Es la mujer de Franco la que ejerce un poder enorme sobre el generalísimo, Carmen, calificada como una "beata con poder" y claro, antes de ella, su madre Pilar.

El apasionante libro de Rosa Montero, debe ser lectura obligada para quienes quieren conocer más de las vidas de estos hombres que tanto influenciaron en el mundo y que tanto mal causaron.

 

 

 

ROSALÍA ARTEAGA SERRANO.