PESOS Y CONTRAPESOS

El Tiempo

2/01/2013

​Indefectiblemente, todos los años empezamos con nuevos bríos, con muchas ilusiones, con ganas de rectificaciones, con deseos de que las cosas salgan bien, tanto en el ámbito personal como en el de la comunidad y país en el que nos desenvolvemos.

 

Este año no es la excepción, sobre todo teniendo en cuenta que es un año electoral, un año de toma de decisiones para los ecuatorianos, que debemos elegir nuevos gobernantes, esto es Presidente y Vicepresidente de la República, así como Asambleístas.


Si sabemos que la Democracia significa división de poderes, lo que implica una especie de juego de pesos y contrapesos en el uso y ejercicio del poder, lo que debemos esperar es que quienquiera que sea elegido para la más alta magistratura del país, tenga un contrapeso en la legislatura; ya que si bien no es deseable una permanente pugna de poderes, si se hace necesario el que se cumpla con los principales objetivos de la Asamblea Nacional, esto es: hacer leyes por una parte, y por otra fiscalizar a los otros poderes del estado, estableciéndose así una saludable equivalencia de funciones y manteniéndose una real estructura democrática.



En el actual proceso electoral, signado por una fuerte presencia gubernamental en los medios, tanto públicos como privados, a través de informes, cadenas y espacios contratados por las diferentes dependencias oficiales, va a ser difícil, para los otros candidatos, tener un similar número de apariciones públicas y competir por alcanzar sus respectivos espacios para la demostración efectiva de sus propuestas y ofrecimientos de campaña. Las autoridades electorales deben cuidar que el proceso sea equitativo y que no se presenten abusos por parte de los diferentes sectores involucrados en la contienda.

 

Otra de las novedades en el vigente proceso electoral, es la presencia, dentro de los ocho binomios que finalmente quedaron en la lid, de seis candidatas a la vicepresidencia, si bien ninguna mujer encabeza las formulas electorales con una candidatura presidencial, si es interesante el considerar que una mujer pueda llegar en una nueva oportunidad a ostentar la segunda magistratura del país, aspiro a que eso se dé. La corriente latinoamericana le apuesta a un más fuerte  y evidente liderazgo femenino, que ojalá le de un vuelco a la manera de hacer política, plagada en los actuales momentos, de gran agresividad y violencia verbal.



Al ser este el primer artículo que publico por el nuevo año, quiero desear a todos los lectores, a todos los ecuatorianos, un excelente año 2013, que tengamos paz y tranquilidad social y muchos éxitos personales.


 

ROSALÍA ARTEAGA SERRANO