CON LOS OJOS ABIERTOS

El Tiempo

8 de noviembre de 2011

Aunque se dice que nadie aprende por experiencias ajenas, bien vale la pena reflexionar sobre sucesivas noticias que en estos últimos meses trae la prensa internacional. 

 

Esas noticias, en medio de toda la baraúnda en que el mundo vive: guerras, intolerancias, aluviones, inundaciones, huracanes y un largo etcétera, nos traen elementos que no deberían pasar desapercibidos y nos indican cómo está la situación en un hasta ahora considerado paraíso socialista, que fue muy bien vendido a lo largo de las últimas décadas como el modelo a seguir para los latinoamericanos. Me refiero, claro está, al caso de Cuba, el bello país caribeño, cuyos índices de desarrollo humano no estuvieron tan mal, cuando se desató la lucha que diera lugar al establecimiento de la dictadura castrista; claro que la de Batista era algo que también sublevaba la conciencia y es por ello que los guerrilleros de ese entonces contaron con respaldo de muchos.

 

En fin, mucha agua ha corrido bajo el puente, muchos años han pasado desde esas luchas libertarias, y lo que ha quedado bien en claro, es que la receta soviética aplicada a Cuba, no ha funcionado; baste ver el tono de las libertades que ahora, poco a poco, se están consiguiendo, me refiero a los cambios en la estructura económica que está sufriendo la isla, y que sin lugar a dudas, nos indican que el sistema imperante no funciona.

 

Hace poco, se estableció que había autorización para comprar electrodomésticos. Ya nos referimos a esto en algún artículo anterior, así la gente no podía comprar una licuadora, o un aire acondicionado, peor pensar en refrigeradoras, en lavadoras, en una serie de adminículos que han contribuido incluso a la liberación femenina. Luego, se habló de la liberación para comprar automóviles, seguramente se renovará el museo ambulante que existe en la isla, con vehículos de décadas anteriores. Y ahora, se conoce a través de las noticias, que el jefe del gobierno heredado del hermano, autoriza el que, después de cincuenta años, se pueda dar la compraventa de viviendas.

 

Estas noticias no podemos dejar de comentarlas, nos dicen de un sistema que anuló la iniciativa de las personas, que, a cuenta de una igualdad, que en la práctica nunca existió, se alienó a las personas, se les impidió tener aspiraciones, mejorar la calidad de vida, en un sistema que, por luchar contra los abusos que indudablemente se dan dentro de un sistema capitalista a ultranza, se pasó al otro lado, al de la propiedad colectiva, que acaba siendo solamente la propiedad del Estado, del gobierno, de los jerarcas que mandan y que deciden por todos en un sistema de partido único, que deja de lado las libertades individuales.

 

Ojo, estemos con los ojos abiertos, no vaya a ser que despertemos en medio de ese tipo de paraísos, que se han probado como fracasados en todos los lugares en los que han sido aplicados.

 

 

ROSALÍA ARTEAGA SERRANO