AMAN SU PROFESIÓN

El Tiempo

8 de julio de 2014

 

En estos tiempos en que las evaluaciones están a la orden del día y también las encuestas, me encanta encontrar una que revela que, en un universo de cien mil profesores entrevistados en treinta y cuatro países, nueve de cada diez profesores aman su profesión. 

 

La encuesta realizada por la OCDE, la misma institución que realiza las famosas pruebas PISA a los países, recoge también otros parámetros referentes a nivel de educación, sexo, espacios de retroalimentación y desempeño, entre otros, pero lo que realmente quiero destacar es la esencia de la noticia que me conmueve, es decir que, en un universo tan amplio de los encuestados, casi todos los profesores, si tuvieran la posibilidad de volver a escoger, serían también maestros.

 

Esto es muy significativo, en medio de las desalentadoras noticias que frecuentemente tenemos respecto del área de la educación, no solamente en el país sino en la mayor parte del mundo. 

 

Saber que la gente ama lo que hace, que quieren su profesión, sobre todo los maestros, que desafortunadamente no han sido bien valorados, que generalmente no ganan bien, que aparecen también como mal evaluados, es extremadamente significativo. 

 

Cuando uno ama su profesión o su trabajo, hay esperanzas grandes de que se puede mejorar, de que no escatimamos el tiempo que se le dedique a la capacitación, al mejoramiento y al avance profesional. Eso explica, por ejemplo que en el Ecuador, cada vez que se convoque a los maestros para cursos, seminarios, talleres, etc., estos espacios siempre están llenos, hasta colmados, con la avidez de esos hombres y mujeres por aprender más, por ser más en su diario vivir y dedicación a su tarea. 

 

Es alentador encontrarnos con noticias como estas, si los maestros aman su profesión, aman lo que hacen, hay esperanzas de una mejor educación, de un mundo mejor.

 

 

ROSALÍA ARTEAGA SERRANO.