ALERTA TEMPRANA ELECTORAL

El Correo

Junio-2016

 

Como curándose en salud, un nutrido grupo de políticos representantes de partidos y

movimientos de diversas tendencias, se desplazaron a Washington, para participar en una reunión con el Secretario General de la Organización de Estados Americanos OEA, para exponer la situación política en la que vive el Ecuador y solicitar el acompañamiento de este organismo intergubernamental a las elecciones del próximo año en nuestro país, que definirán a los nuevos miembros de la Asamblea Nacional, así como a quienes dirigirán los destinos del Ecuador en calidad de Presidente y Vicepresidente de la República.

 

Podría parecer prematuro un petitorio de esta naturaleza, pero la verdad es que frente a las circunstancias que vive el Ecuador, se hacen necesarios todos los refuerzos que garanticen la idoneidad de los procedimientos, así como el control del uso de recursos del estado.

 

Sabemos que en los actuales momentos, buena parte de los medios de comunicación ecuatorianos se hallan en manos del estado, así, por ejemplo, recién en estos días se perfeccionó la venta y traslado del tradicional diario El Tiempo de la ciudad de Cuenca a los editores de diario El Telégrafo, en manos del gobierno nacional; con lo que se suma un medio más, esta vez en el sur del país, a la imponente cantidad de radios, canales de televisión, periódicos, medios digitales, de los cuales dispone a su arbitrio el gobierno nacional, sin tomar en cuenta que los medios públicos no deben ser manejados como medios gubernamentales; ahí se produce una gran distorsión y parcialización de la información que a través de ellos se entrega a la ciudadanía.

 

Esa propuesta llevada a la OEA, transmite y deja traslucir el temor frente a la neutralidad que debería primar por parte de las autoridades nacionales en los procesos electorales.

 

Por otro lado, siempre se anuncian depuraciones a los padrones electorales, que luego son cuestionados por diversos sectores; así como también debe precautelarse la presencia de delegados de los diferentes candidatos, la oportunidad de la información, el acceso de la prensa libre a las fuentes, todo ello implica un trabajo que debe ser previsto con la suficiente antelación y transparencia.

 

ROSALÍA ARTEAGA SERRANO.